como-sorprender-a-tu-pareja
Inventos

3 Formas De Cómo Sorprender A Tu Pareja

Con o sin motivo especial, deseas sorprender a tu pareja. Esa premisa es importante, no solo porque para ello estás aquí, en la búsqueda de nuevas ideas para celebrar la unión que tienen, sino también para aprender y recordar que momentos gratos en pareja se pueden ejecutar sin necesidad de tener una razón en específico o solo una sola vez por mes.

Es así como logramos la armonía que tantas parejas en el mundo buscan: la celebración, el compartir; esos pequeños actos cotidianos o únicos son los que unen a dos personas. Haciéndolos de la forma correcta, generarán risas y felicidad, extendiendo así la vida de la relación amorosa.

Ahora bien, este caso particular que deseas crear tiene que ver con una sorpresa. No es que sea necesario volver todo un secreto, incluso puedes animarte a planear las cosas con tu pareja para que sea más entretenido el proceso: colaborar con ideas de hacia dónde pueden viajar, qué película está próxima a salir en la cartelera, qué platillo les gustaría comer, etcétera. En fin, sería solo otra excusa para estar juntos aún más, para demostrar que están interesados el uno en el otro.

Pero, bien, supongamos que ese no es el plan, regresamos entonces a esas ideas específicas para sorprender: el aprovecharnos del factor sorpresa que de vez en cuando es necesario.

3 ideas que sorprenderán a tu pareja

como-sorprender-a-tu-pareja

  1. Los pequeños detalles

Lo más regular es comprar algún regalo: un reloj, collar, portafolio, bolígrafo, en fin; un detalle significativo al cual debes agregarle el siguiente pensamiento: ¡siempre busca la forma de escoger lo que esa persona quiere! Puedes preguntarle de forma disimulada o aproximarte a quienes más le conocen, pero no intentes adivinarlo por tu cuenta.

Si quienes le rodean no saben la respuesta, podrían ayudarte a investigarlo. Otra forma es invitarle a una cita donde puedan observar tiendas de todo tipo: ropa, joyerías, librerías, etcétera. Asegúrate de prestar cuidadosa atención a las cosas que más le entretengan, hazle preguntas disimuladas e incluso insinúa algún regalo futuro que deban comprar para otra persona: «¿a ti te gustaría de este color?», «¿qué preferirías tú?», «¿en su lugar, qué escogerías?».

Sí, la intención es lo que cuenta, pero, dónde estará la emoción si no sabes con certeza que, al verlo, tu pareja enloquecerá por completo.

Muchas veces nos fijamos en las cosas que puedan necesitar, pero en caso tal de que no tenga algo semejante por los momentos, a veces ayuda pensar: ¿qué es lo que me gustaría que me regalasen a mí? Medítalo con lógica, piénsalo desde su perspectiva, asegurándote de incluir lo que disfrutarías en caso de estar en su lugar. Si terminas queriéndolo tú, estás tomando la decisión correcta.

  1. ¡Viajar, viajar, viajar!

Viajar es una experiencia magnifica, sea solos o acompañados. Es la oportunidad de despejar nuestra mente, relajarnos, aprender cosas nuevas, y si lo hacemos junto a esa persona especial, la experiencia terminará siendo aún mejor.

Los viajes llevan a tomar decisiones, resolver problemas, disfrutar de buenas vistas, compras, momentos gratos, algunos otros no tanto…, en fin, es una forma de experimentar muchas cosas a la vez y ayuda a la pareja a enfrentarse a todas ellas. Es en situaciones semejantes donde aprenderán qué tan compatibles son y o incluso podrían aprender a serlo.

Esa realización les llevará a que se vuelvan más cercanos. La expedición terminará siendo una manera de reafirmar su amor el uno por el otro y no solo una grata sorpresa.

  1. Una cena romántica

Aprovecha cualquier momento que tu pareja tenga ocupado para comenzar a preparar una cena especial, quizá a la luz de las velas, acompañados de música suave y buena comida.

Esta es la versión más cliché, pero también extremadamente efectiva (de allí se justifica lo primero). La compañía del otro siempre significará bastante, por lo que una noche amena podría ser la mejor de las ideas.

Ni siquiera necesitas hacer el esfuerzo de preparar la comida tú mismo, toda la magia se concentrará en el preciso momento en el que tu pareja entre a casa y solo pueda observar un par de velas sobre el comedor, y cuando enciende la luz, ¡bam!, allí está su plato preferido, quizá de su restaurante favorito.

Otra forma de llevar a cabo esta sorpresa es diciéndole que se encuentren en algún punto en específico, un café cualquiera y de allí le llevarás al restaurante que ha deseado visitar desde hace meses.

Trata siempre de convertir algo simple en lo más ingenioso que se te pueda ocurrir. Si no te crees capaz de ello, no dudes en pedir consejo, pero, recuerda: aquí también se aplica lo dicho en el primer punto, busca la forma de asegurarte que vaya a disfrutarlo en verdad. Alguien cercano a tu pareja podrá entregarte la mejor perspectiva.

  1. ¡Quédate en casa!

Nuestro tiempo es limitado, esa es la triste realidad a la que nos enfrentamos hoy en día. Competir en el trabajo, las ocupaciones en casa y fuera de ella; de pronto no hay tiempo que invertir en la relación. Una gran sorpresa puede ser simplemente eso: quedarse en casa los dos, disfrutar de alguna maratón en la televisión, pedir comida a domicilio, dormir un montón y recordar buenos tiempos.

Puedes tratar de variarlo con un baño de espumas, una fiesta privada con luces, bebida y música, en fin, lo que tu pareja más disfrute. Los gustos de esa persona deben ser la principal influencia en esta opción que es tan contraria a la número dos. No todos disfrutan de un viaje a lugares lejanos: prefieren pasar un tiempo sorpresa en casa.

Combinar el número uno con este o tal vez con el mismo dos, podría mejorar aún más el momento, a fin de cuenta, que tu pareja se sienta atendida te dará un montón de puntos, a ti y a la sorpresa escogida.

La cuestión es salirse de la monotonía a la que seguramente ya están acostumbrados. Allí está el secreto de la sorpresa: ¿qué tan distinto a lo que hacen (o han hecho) es lo que le estás preparando?

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.