como-superar-una-ruptura-de-pareja
Relaciones

3 Pasos Para Superar Una Ruptura De Pareja

En el nuevo siglo hemos comprobado una afirmación que antes no se aplicaba a las relaciones de pareja: «nada es para siempre». En el pasado, incluso con la afirmación de «hasta que la muerte los separe» cumplida, existía la convicción de que en el más allá sus almas seguirían unidas.

Lo cierto es que el primer dicho se ha vuelto un hecho: la inestabilidad de las relaciones en pareja es cada vez más común y eso ha llevado a que los matrimonios, e incluso la tasa de natalidad, hayan disminuido de manera alarmante en todo el mundo.

Claro, la historia nos dice que antes las mujeres debían soportar muchísimas injusticias y que solo con ellas en un papel sumiso, donde el amor no siempre importaba, se podía hablar del éxito de un matrimonio.

Por ello es posible decir que esa disminución no es tan negativa, sin embargo, la pregunta es: ¿acaso es posible morir juntos? Aún existe la esperanza, casos especiales y eso lo debes tener en mente, pero al menos en el proceso puedes tomar en cuenta ciertos consejos para sobrevivir en el proceso que acarrea la búsqueda de ese caso especial.

Los 3 mejores consejos para superar una ruptura de pareja

como-superar-una-ruptura-de-pareja

  1. Tómate un tiempo de duelo

Guardarnos las cosas o solo ignorarlas no es una solución factible. Desecha ese pensamiento de que llorar es una muestra de debilidad, todo lo contrario, es una forma de desahogarnos y liberar ese dolor de pecho que en estos momentos puede estar agobiándote.

Tómate un tiempo para vivir el duelo: una semana, dos o tres como máximo, esa cantidad de días deberían ser suficientes. En ese período recurre a las personas que se preocupan por ti, que te quieren y que con seguridad estarán a tu lado de principio a fin. Aún si no deseas ser una carga, piensa que esto será solo en la etapa inicial y que es cuando más necesitarás sentir el apoyo de otros.

No cometas el error de aislarte, incluso si sientes o temes ser una molestia para aquellos que te han extendido una mano amiga, no te contengas. Por ello lo llamamos un período de duelo, es necesario o de lo contrario todo ese dolor que guardes terminará por explotar en algún punto.

Cuando el tiempo se cumpla, no creas que ya no vas a sentir ese pequeño ardor en el pecho, sin embargo, será el punto de partida para comenzar a buscar hacer cambios en tu vida. Aquí es cuando dejarás de apoyarte tanto en las personas que te quieren y más bien intentarás ponerte de pie por tu cuenta, deshacerte de esos pensamientos masoquistas, disminuir la cantidad de llanto, etcétera.

Se dice que al cumplir los tres meses se puede estar oficialmente libre para empezar una nueva relación. Puedes aplicar esta regla si te sientes capaz de hacerlo. No te lances inmediatamente a una relación ni intentes esa idea de «un clavo saca a otro clavo», más bien concéntrate en conocer amistades y si de casualidad ocurre algo más, bienvenido sea.

  1. Busca nuevas distracciones

Siguiendo con la idea anterior, conoce más personas, nuevas amistades. No tienes que alejarte de aquellas que seguramente son personas en común con tu expareja, sin embargo, al menos al principio será imperioso que tomes distancia para evitar cualquier enfrentamiento, sobre todo en esas tres semanas de duelo.

Eventualmente necesitas enfrentar tus demonios, solo entonces sabrás si le has superado por completo, solo no te obligues a hacerlo cuando te encuentras más vulnerable porque nada bueno saldrá de ello.

Puedes pensar en un viaje, quizá intentar con salidas al cine o incluso preparar una fiesta privada donde puedas combinar mucho helado, películas y bebidas. Hazlo acompañado después, pero, primero permítete disfrutar y acostumbrarte a la soltería. No lo veas como algo negativo, de hecho es bueno que aprendas a apreciarla y que te hagas fuerte en el proceso.

Ocupar tu mente en pensamientos como esos podrían ayudarte: asumir lo que tienes ahora, los cambios que están sucediendo y todos los que se avecinan, no dejes que nada de eso te amedrente.

  1. Mente positiva

Es natural que exista una gran diferencia entre lo que es querer pensar positivo y realmente poder hacerlo. Como dijimos antes, tendrás un tiempo de duelo que te permitirá ser un total desastre de negatividad, pero es probable que esto no sea suficiente, por ello necesitas distraerte, pero combinados serán tu mejor herramienta.

Al principio vimos un claro ejemplo: existe la disminución de matrimonios, de esos cuentos de hada que en su mayoría no eran felices, y a cambio hemos encontrado la emancipación de la mujer, la igualdad de los sexos. Esa es la forma de evaluar el aspecto negativo y encontrar la consecuencia positiva.

Para superar una relación, o cualquier otra situación, lo mejor que puedes hacer es esa misma terapia: pensar en positivo. Otro ejemplo que se relaciona con las separaciones es sobre los divorcios: en la actualidad las personas ya no se obligan a vidas de infelicidad solo para mantener una imagen ante la sociedad.

Repítelo ahora, medita lo bueno y lo malo de la situación, pero al final quédate solo con lo primero. Date la oportunidad de aceptar tu situación y de hacerlo con cierto grado de agradecimiento porque a futuro podría traer cosas mejores.

No podemos asumir el contexto que te ha llevado a finalizar la relación: si quizá esa persona no valía la pena o si tal vez es lo más maravilloso que te ha sucedido hasta ahora, pero las circunstancias de la vida les ha distanciado, o en última instancia no estuvo en tus manos.

Es una realidad que no puedes cambiar, así que sin importar el motivo, tu deber es seguir adelante y pensar en tu propio bienestar a futuro. No busques culpables o razones, incluso si lo sabes. Hacerlo solo te llevará a pensar más y más en eso, como un tormento sin final.

Repite en tu interior que las cosas han sucedido porque así debía ser, que esta es tu oportunidad de salir adelante, encontrar a alguien nuevo o simplemente disfrutar de tu tiempo a solas. El camino que te ha llevado hasta este punto pudo haber sido bueno o malo, pero lo importante no es el pasado o el futuro, sino tu presente y lo que eliges para disfrutarlo.

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.