Pareja
Relaciones

El Buen Amor En Pareja

Imagina una puesta de sol, sostienes la mano de tu pareja, sólo se escucha el romper de las olas en la orilla y la vista se pierde en la inmensidad del mar, sientes una paz total y no hay ningún pensamiento que te agobie. Algunos podrían decir, ¿pero estás loco?, eso no existe, es una quimera invisible. Y claro, podría existir, pero para ello tienes que crearlo. Y eso es el buen amor en pareja. El buen amor es el hilo con el que seguirás unido a tu pareja. Es la miel que con celo cuidan las abejas. Es de otro mundo.

Como se crea el buen amor

el-buen-amor-en-pareja

Y es un planeta entero que se debe construir, y si quieres que dure tienes que diseñarlo bajo una capa de paciencia y sinceridad, no podría haber ningún ente maligno que se interponga en la creación de tu obra magnánima y el amor de tu vida. Sin embargo, puede que al principio te empieces a hacer preguntas.

¿Por qué debería elegirle? ¿No habrá alguien más adelante? ¿Pero odio que no responda mis mensajes al instante? O ¿Su carácter le quita todo el atractivo posible? Y sí, todos esas preguntas son valederas, decidir con quién pasar el resto de la vida ha de ser una decisión completamente atemporal, es decir, puede que te lleve decidirte acerca de a quién quieres escoger.

Aunque si terminas decidiéndote, tienes que saber esto, y debes anotarlo en una libretilla para que no olvides, porque de no hacerlo, probablemente termines fracasando: nadie puede hacerte infeliz, ni tampoco feliz, sólo tú eres capaz de crear felicidad, pues ese sentimiento en solo un estado temporal, no para siempre, o sea, no se puede confundir el buen amor con la felicidad, aunque a simple vista sean parecidas.

Teniendo esto en cuenta, puedes intentar conseguir que se cree y se cultive buen amor en la relación por medio de acciones diversas, pero también actitudes que alimenten la confianza y la comprensión entre ambos.

Probemos con un ejemplo. Supongamos que te dan un descanso en el trabajo, llamas a tu pareja, y ella, en medio de una junta, te responde de forma airada que hablan después, la reacción más próxima a tu pensamiento sería “Voy a dejarle” o “Ya no me quiere” “Volverá a llamarle ya sabes quién” o la más famosa de todos “Me está montando cachos”.Y bueno, probablemente nada de eso sea cierto, y allí es donde entra el buen amor.

Sí de alguna forma, reaccionas mal, empiezas a dudar del buen amor, sin embargo, descuida, eres humano, y a veces pareciera que las emociones se adueñan de nosotros y hacen lo que les viene en gana, es necesario tener una sabiduría mínima para saber controlarlas y no arruinar la relación, así que si te encuentras inmerso en esa situación, ya sabes que debes hablar las cosas, pero tampoco asumiendo conductas extremistas.

Aunque no todo serán rosas, habrá momentos en que hayan conflictos, pero, si es buen amor debe seguir existiendo a pesar de las dificultades y discusiones que se creen debido a intereses diferentes.

Como crece el buen amor con los años

La compatibilidad lo es todo. Si decides empezar a practicar el buen amor debes elegir a una persona que te comprenda, y que también tienen gustos similares, porque, dentro de toda relación, también debe surgir una amistad, y ¿cómo podría surgir esa amistad? Fácil. Teniendo objetivos en común, no teniendo mundos tan opuestos y siempre confiando en aquella persona, porque la elegiste al fin y al cabo, con sus virtudes, pero también con sus defectos.

Poder hablar horas y horas interminables sobre un tema en común, algo por lo que compartan una ligera excitación, eso también contribuye al buen amor, diseñar sueños juntos, poder visualizar un futuro frente a alguien debido a que persiguen metas de vida parecidas, o simplemente, porque te sientes tan bien con esa persona, te comprende tan bien, que quieres pasar el resto de su vida a su lado, conocer a su familia por completo, visitar los grandes monumentos que se encuentran situados alrededor de todo el mundo.

Cosechar el buen amor también es muy importante

Ya sea para hombre o mujer, el espacio es muy importante, es aquella línea invisible que te separa de tu pareja, es tu límite, es tu propia independencia que sigue existiendo al lado de la de tu pareja. Y en ella, es dónde te debes apoyar para no perderte dentro del otro. Tus cosas, tus aficiones, tus gustos, tu solitud. Hay que refugiarse en la solitud, que al contrario que la soledad, es encontrarse a gusto estando solo, sabiendo que mientras estas concentrado arriba en el estudio, ella está abajo, cocinando. Y eso es lo valioso e importante. Tener equilibrio.

¿Y el sexo? ¿En dónde está el sexo? Probablemente creías que lo había olvidado, sin embargo, no creas que así lo hice, pues es uno de los pilares fundamentales para hacer creer el buen amor por la sencilla razón que tu pareja debe sentirse comprendida en todos los aspectos que le interesen dentro de la relación y esta práctica milenaria bien contribuye a pavimentar en parte el inicio del buen amor.

Aunque, no solo se debe tomar el sexo como algo simple, sino que debe surgir una historia antes de ello, lo que mejor se conoce como juego previo: las miradas indiscretas que dejan entrever el interés, esa complicidad implícita entre ambos, el posterior acercamiento entre tactos, las vibraciones de ambos cuando se olvidan de sus prendas, la transmutación de los cuerpos en uno solo, el placer absoluto que da la satisfacción mutua.

El buen amor es diario, no pretendas consolidar un buen amor en pareja si no hay constancia ni paciencia, aunque, claro, también debes tener cuidado de saber dar, y cómo dar, ser consciente de la cantidad y calidad, pues, todo, para que se dé, tiene que terminar siendo recíproco. Pues este el verdadero secreto. En esencia.

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.